Diseño Gráfico Zaragoza | Estudio Blu

Lettering, el arte de dar vida a tus ideas

En el lettering se pueden crear composiciones únicas donde el límite es tu imaginación.

Cuando se trata de escribir, y si además nos gusta jugar con nuestra imaginación, el lettering llega como una respuesta perfecta a esas ganas de expresarnos. Por esta razón te contaremos qué es y en qué se diferencia de otros términos similares.

Y no, no es que sea un técnica nueva y complicada, ya que la verdad es que ha sido parte de nuestras vidas desde el comienzo de la escritura, es que apenas hace unos años empezamos a mirarla como un recurso importante y creativo.

Se trata de jugar con las líneas, las formas, los materiales y, sobretodo, nuestra imaginación

Ahora, puedes pensar que es solo cuestión de incluir en nuestros diseños alguna fuente atractiva o poner en práctica lo que nos enseñaron en la escuela sobre caligrafía, pero déjanos decirte que el lettering, la tipografía y la caligrafía son parientes pero no son lo mismo.

¿Qué es la tipografía?

Es lo que llega a nuestros ordenadores, ya programada, con estilos llamativos que imitan un poco los distintos tipos de caligrafías y, jugando un poco con cada una de ellas, podemos encontrarnos con que un mismo texto puede variar su tamaño y el espacio que ocupe en un documento.

¿Qué es la caligrafía?

Es esa habilidad que aprendimos con los míticos cuadernillos Rubio, donde nos enseñaron a escribir con trazos elegantes que diferenciaban cada letra. Esta fue incluso una disciplina antes de que llegara la imprenta al mundo. Y aún podemos encontrar en las bibliotecas o museos, diversos textos escritos por monjes que dominaban dicho arte de escribir trazos delicados y elegantes.

 

El lettering da vida a nuestros diseños, ya sean online o impresos.

Ahora sí: ¿qué es el lettering?

Nació a la par de la escritura y estaba por todos lados. No solo ha sido parte de nuestra vida, sino de la de nuestros ancestros. Pero apenas hace unos años le comenzamos a dar importancia debido al potencial que tiene para mejorar la imagen de nuestra marca, mensajes e información.

Para entenderlo, podemos decir que la caligrafía es escribir según las normas de trazado, mientras que el lettering es dibujar la información. Es decir, se trata de jugar con las líneas, las formas, los materiales y, sobretodo, nuestra imaginación.

 

 

Puedes usar tizas, rotuladores, lápices, pinceles, etc., puedes plasmar sobre cualquier superficie e ir aplicando imágenes como flores, objetos, animales y todo lo que se pueda ocurrir para hacer más llamativo tu mensaje, además de poder jugar con los tamaños de las letras en un mismo escrito.

Es común que dicho arte lo encuentres plasmado en negocios, diseños, tarjetas o postales.

Lo que más gusta del lettering es que no siempre necesitas tener una buena letra, ya que los trazos se plasman como tu cabeza los imagina y puedes ir cambiando tu trabajo conforme este avance. Vas añadiendo texturas o quitando detalles mientras desarrollas la idea.

Si quieres aprender al respecto siempre puedes recurrir a tutoriales o cursos de quienes llevan más tiempo y son expertos en el área. Pero si de verdad buscas promocionar tu negocio usando esta técnica llamativa y en cierto modo novedosa, te aconsejamos siempre recurrir a profesionales.

En conclusión, el lettering se muestra como una alternativa artística que se puede aplicar a todo tipo de información, dándote una imagen fresca y de confianza hacia el que lee dicho mensaje. ¿Te animas a aplicarlo?